652 14 52 25 - 627 55 28 51 ecuanimen@ecuanimen.es

¿Qué Ofrecemos?

Consulta Nuestros Servicios (clic aquí)

En algunas ocasiones, existen circunstancias (como puede ser movilidad reducida, estar al cuidado de alguien totalmente dependiente, etc.) que nos dificultan o incluso impiden la asistencia a una consulta psicológica.

Si te encuentras en esta situación, no renuncies a un acompañamiento psicológico, contacta con nuestro equipo ecuånimen y cuéntanos tu caso para ofrecerte la solución que mejor se adapte a tus necesidades.

¿Que es Mindfulness?

CONSULTE LOS PROGRAMAS MINDFULNESS (clic aquí)

Posiblemente, hayas oído hablar o leído mucho sobre mindfulness, dándote cuenta, de que existen muchas definiciones sobre lo que es. Conceptualmente, atención plena o conciencia plena, son los términos en castellano para hacer referencia al término inglés mindfulness, a su vez mindfulness es la traducción de una antigua palabra india, Sati, que significa conciencia, atención y recuerdo. Se trata de una experiencia caracterizada por la conciencia del momento presente, sin juicios y con aceptación.

Mindfulness o atención plena, es la consciencia que surge al prestar atención de una manera determinada, a propósito, en el momento presente, de lo que sucede tanto en nuestro interior, cuerpo y mente, como de lo que nos rodea, nuestro entorno, sin emitir juicios de valor ni crítica,  sólo dejando ser las cosas tal como son. Esta actitud, nos permite ver claramente lo que sucede en nuestras vidas.

¿A qué podemos prestar atención plena? Podemos prestar atención plena a todos y cada uno de los aspectos de nuestra experiencia: sensaciones corporales, sentimientos, pensamientos, lo que vemos, olemos, escuchamos, tocamos y saboreamos.

El mindfulness, tiene su origen en técnicas orientales como Vipassana y meditación Zen, prácticas habituales del budismo, pero que en occidente, no sólo se identifica con la meditación, sino que se concibe también como ese estado de consciencia del que hemos hablado, con la atención abierta y receptiva hacia la experiencia y los acontecimientos que están ocurriendo en el momento presente, así como un proceso de observación sin juicio, ni crítica sobre los estímulos internos y externos, tal como estos surgen.

Investigaciones realizadas en todo el mundo, demuestran que la práctica diaria de mindfulness o atención plena, nos permite ser absolutamente conscientes de nuestra existencia, mejora la calidad de vida y refuerza nuestras relaciones, así como nos permite desarrollar un mayor bienestar personal y tener una relación más sabia con lo que nos sucede en nuestras vidas. Al propiciar que estemos totalmente presentes, la atención plena nos ayuda a reconocer y a abandonar las reacciones habituales y automáticas a las vivencias cotidianas, siendo esto muy útil para aliviar el estrés y el sufrimiento, al que estemos sometidos o sometidas.

La experiencia de mindfulness guarda relación con el hecho de estar en contacto, de examinar quienes somos, de cuestionar nuestra visión del mundo y de cultivar la capacidad de apreciar plenamente cada momento de la vida.

Pero, el mindfulness, para ser adecuadamente entendido, tiene que ser experimentado, requiere de una práctica para que realmente nos resulte útil. Mindfulness, es una capacidad que todos y todas poseemos y podemos cultivar. Cuando se aprende y utiliza, se transforma en una potente herramienta con la que despertamos a todo el potencial de nuestra vida.

La práctica del mindfulness ofrece, si decidimos adoptarla, un continuo camino hacia delante, un camino de descubrimiento que puede revelarnos maneras de estar en el mundo totalmente nuevas, maneras que hasta ahora han permanecido, inéditas e inexploradas.

Por extraño que parezca, podemos descubrir que es posible aceptarnos a nosotros/as mismos/as tal como somos, ahora, en vez de esforzarnos por ser de otra manera o por estar en otro lugar.

Podemos ver que, una vez identificada la dura crítica que muchas personas tenemos, su insistente grito no es la única voz que existe; también hay una voz más tranquila, más sabia y más reflexiva que ve con mayor claridad benevolencia qué hay que hacer, aún en la más difícil de las situaciones.

La meditación no pretende distanciarnos de la vida y de nuestras emociones, sino que pretende que participemos plenamente, que vivamos con autenticidad, que sintamos profundamente y que actuemos con compasión.

Todos y todas podemos convertirnos en desconocidos/as en algún momento para nosotros/as mismos/as, pero la atención plena nos ofrece un camino de vuelta a casa.

En Ecuánimen estamos especializados en mindfulness y ofrecemos entrenamiento en diferentes programas oficiales de mindfulness, además de aplicarlo en la práctica clínica.

Si tienes interés en aprender a practicar mindfulness, comprometerte con el cambio y empezar a modificar esos aspectos de tu vida que te hacen infeliz, te ofrecemos distintas oportunidades para que elijas aquella que se ajuste mejor a tu disponibilidad.

 

“Mindfulness forma parte de la vida. Cuando uno está atento, está completamente vivo, completamente presente. Entonces puede conectar con las maravillas de la vida que pueden nutrirle y curarle, y es también más fuerte para gestionar su sufrimiento y el sufrimiento ajeno. Cuando uno está atento, puede reconocer, abrazar y enfrentarse más adecuadamente a su dolor y al dolor de quienes le rodean…Y, en la medida en siga estando atento y concentrado, podrá transformar su propio sufrimiento y el sufrimiento también de quienes le rodean.”

(La esencia del mindfulness según Thich Nhat Hanh)

Los grupos de práctica, tienen el objetivo de dar una continuidad y soporte a las personas participantes de nuestros cursos de Mindfulness, ayudándoles a fortalecer y consolidar su práctica personal, aunque está abierto a cualquier persona, tanto con experiencia previa, como la que quiere iniciarse en la práctica de mindfulness.

Además de los beneficios directos para la meditación, el grupo se convierte en una fuente de apoyo que nos motiva para seguir practicando y nos ayuda en los momentos difíciles, siendo también el grupo una constante fuente de aprendizaje. También, en el grupo, se alcanza estados de contemplación más profundos y la presencia silenciosa de los y las participantes influye de manera notable, creando un ambiente muy propicio para la práctica.

Las reuniones serán dos veces al mes, y consistirán en meditaciones guiadas, ejercicios de  conciencia corporal a través de movimiento consciente, estiramientos o ejercicios de yoga, prácticas en silencio y finalizando con una puesta en común sobre la experiencia y reflexión sobre la misma.

“La agresión más grave hacia nosotros mismos, el daño más fundamental que podemos hacernos es permanecer en la ignorancia por no tener el coraje y el respeto de mirarnos a nosotros mismos honesta y delicadamente”. (Pema Chödron)

“La soledad no viene de no tener personas cerca de uno, sino de ser incapaz de comunicar las cosas que parecen importantes para uno, o de la tenencia de determinados puntos de vista que otros consideran inadmisibles”. (Carl Jung)

 

¿Qué es un Grupo de encuentro?

Un Grupo de encuentro o de ayuda es un espacio seguro y de libertad en el cual cada persona puede permitirse ser ella misma. No hay inicialmente ninguna estructura ni guión y la dirección del grupo la ponen los miembros del grupo.

“El grupo será lo que queramos que sea” decía Carl Rogers.

 

Muchas personas están viviendo situaciones complicadas sin disponer de espacios donde expresarse y sentirse escuchadas. El hecho de compartir aquello que sentimos y expresarlo, nos ayuda a aceptarlo y aceptarnos, nos ayuda a superar nuestras barreras y defensas que nos aislan y separan de las demás personas. Poder compartir los que nos pasa por dentro en un grupo respetuoso, en el que podemos tener nuestro propio espacio para expresarnos libremente, puede ser muy liberador, ayudándonos esto, a superar ese aislamiento social en el cual muchas veces nos encontramos.

Quizás no explicamos lo que nos pasa a nuestro entorno por miedo, miedo a que no nos entiendan, a que nos juzguen o a no sentirnos acompañados, acompañadas. Otras veces en cambio, nos atrevemos a explicar como nos sentimos y sentimos un vacío, ya que la persona que tenemos en frente no acaba de entendernos emocionalmente, no nos escucha, quita valor a  nuestros sentimientos o los juzga y esto hace que nos sintamos solos y nos volvemos a esconder en nuestro caparazón. Otras veces optamos por colocarnos máscaras y nos distanciamos de nuestra realidad y lo que nos sucede, desdramatizandola, quitándole importancia y rechazando nuestras propias emociones.

Todo aquello que no expresamos, que nos negamos, sigue vivo en nuestro interior y se convierte en algo que actúa sin darnos cuenta y nos afecta en nuestro día a día, en la relación con uno mismo, una misma, o con los demás. Todo esto, nos limita a espacios psicológicos, emocionales, intelectuales y físicos que conocemos, sin poder expandirnos a todo nuestro poder y capacidad personal, no permitiéndonos, por tanto, vivir y disfrutar de todas nuestras potencialidades.

En un grupo de encuentro es común observar que a medida que el grupo avanza las personas se van sintiendo más seguras y van expresando lo que les pasa, de manera más auténtica y genuina. Este proceso de aceptación que podemos vivir en el grupo, nos lleva a una autoaceptación, a querernos y respetarnos, escuchando aquello que es real en nuestro interior. Es una experiencia que puede transformarnos en el sentido de descubrirnos e integrar una actitud amorosa y aceptante con uno mismo o una misma y con el resto. Es un cambio de actitud que nos llevará a vivir la vida de una manera más saludable y a aprovechar las situaciones vitales para crecer personalmente.

Uno de los aprendizajes que obtiene la persona en estos grupos, es darse cuenta que lo que él o ella siente, es muchas veces común en el resto de personas y que a la vez, después de decirlo, ésta es aceptada por el grupo. Esto proporciona cambios significativos en la persona, como aumento de la autoestima, cambios en las relaciones sociales, que serán más auténticas y ricas, y por otro lado, la persona aprende a comunicar lo que le pasa por dentro sin barreras.

Decía Carl Rogers que únicamente cuando una persona descubre que es amado y respetado por ser como es, y no por ser lo que pretende, por las mascaras tras las cuales se oculta, puede comenzar a sentir que merece en verdad respeto y amor.

La función del facilitador del grupo, es intentar crear un clima psicológico de seguridad. Tal y como define Carl Rogers en su libro “Grupos de Encuentro”, el “facilitador de un grupo que se reúne de forma intensiva puede desarrollar un clima psicológico de seguridad, donde se genera en forma gradual libertad de expresión y disminuyen las actitudes defensivas”. De esta forma, se crea un clima de confianza recíproca, que permite la expresión de sentimientos inmediatos de los miembros del grupo y una libertad emocional para expresar todo tipo de sentimientos. Los miembros del grupo acaban por aceptarse a nivel emocional, físico y mental, tal como son.

 

Existen dos formas de experimentar los grupos.

Una sería en formato de Terapia de Grupo, con un grupo reducido de 6/8 personas, más el facilitador, con una duración extendida en el tiempo y que va marcando el propio grupo, con una periodicidad del encuentro quincenal y una duración de 1,45  minutos.

Otra forma, sería un Grupo de Encuentro, con sesiones maratonianas, es decir, tres sesiones de 4 horas cada una, sin interrupciones a nivel de grupo (a nivel individual cada persona puede hacer lo que le parezca más oportuno en cada momento, con total libertad) y estaría compuesto por 12 personas.

Ambos tipos de grupo son totalmente heterogeneos, no existe una temática, ni guión a seguir, se trata de mostrarse en la medida que uno pueda, tal como es, en un ambiente seguro de respeto, aceptación y no juicio, siendo una auténtica plataforma de crecimiento personal. Están especialmente recomendados para personas que en su trabajo se relacionan con personas o tienen una profesión de ayuda (Psicología, Educación, Medicina, Enfermería, etc).

En ambos grupos, se requieren entrevista previa con el facilitador y participar en una sesión informativa para conocer en que consisten los Grupos de Encuentro y algo sobre la Teoría de la personalidad de Carl Rogers.

 

“Me he dado cuenta claramente de que no produce ningún fruto a largo plazo, en las relaciones interpersonales, comportarse de manera diferente a lo que se es (…).

Constato que soy más eficaz cuando puedo escucharme con aceptación y puedo ser yo mismo.”

(Carl Rogers)

Los retiros son una oportunidad para profundizar en el silencio y en la meditación, ayudándonos a consolidar la práctica de una forma más intensa y profunda.

En los retiros experimentamos dos cosas que son muy difíciles de obtener en nuestro día a día, el silencio y lograr un número elevado de horas de práctica.

Los retiros nos ofrecen el espacio para poder estar en silencio tanto interna como externamente, lo que nos ayuda a conectar mejor con nuestro interior y descubrir lo que nos está ocurriendo.

El silencio es reparador porque pensar y reaccionar requiere energía. Nuestras mentes tienen dos modos de funcionamiento: pensar y ser consciente. Cuando el pensamiento es nuestro modo dominante, pensamientos del pasado o del futuro, nos cansamos. Cuando la conciencia abierta es nuestro modo dominante, y entramos en las ricas experiencias del momento presente, nuestro corazón y nuestra mente se relajan.

 

 “Tu silencio interno te vuelve sereno.

Practica el arte de no hablar.

Progresivamente desarrollarás el arte de hablar sin hablar y tu verdadera naturaleza interna reemplazará tu personalidad artificial dejando brotar la luz de tu corazón y el poder de la sabiduría, el “noble silencio”.

Respeta la vida de los demás y de todo lo que existe en el mundo. No trates de forzar, manipular y controlar a los otros.

Conviértete en tu propio maestro y deja a los demás ser lo que son o lo que tienen capacidad de ser.

Instálate en el silencio y la armonía de todo el universo.” (Thich Nhat Hanh)

Para conocer nuestros próximos cursos y talleres ve a nuestra agenda VER AGENDA